Nostalgia por el horror


Dicen que aquel 29 de Abril de 1979, la escritora Adela Legarreta Rivas, salía del salón de belleza. Eran como las dos, cuando un Datsun color blanco la atropelló. Como diría Vinicius de Moraes: "Que me perdonen las feas, pero la belleza es imprecindible" Y esta misma es la que el fotògrafo Enrique Metinides, capturò en cada una de sus imagenes. En alguna entrevista, "el niño",como le apodaban, decía que esta ciudad ya no es la de aquellos años, la que él capturo con su lente y su ojo lleno de sangre.

4 comentarios:

  1. yo le pondría el título:

    BELLEZA, SIAMESA DE LA TRAGEDIA

    ResponderEliminar
  2. o sea que si hubiera estado fea... ¿qu{e título merecería?

    ResponderEliminar
  3. mmm... entonces ya no seria bella por fea...? aunque trágica

    ResponderEliminar

derivaciones