Mozart o mi encuentro con la felicidad



El hombre no puede ser esencial sino en la desdicha.

¿Acaso Mozart nos atrae únicamente como excepción?

¿Acaso sólo de Mozart hemos aprendido la profundidad de las serenidades?

Siempre que escucho su música me crecen alas de ángel.

No quiero morir, porque no puedo concebir que un día

sus armonías me sean extrañas para siempre.

La música oficial del paraíso.

¿Por qué no me he derrumbado? Me salvó lo que de mozartiano hay en mí.

¿Mozart? Intervalos en mi desdicha.


E.M. Cioran

Un día sintiendo tentaciones
de hacernos una buena jugarreta,
la Estupidez creo las religiones.

Tiempo después cuando de verlas
empezaba a estar harta,
la Estupidez se puso a deshacerlas.

Fernando Pessoa

Yazgo estéril

YAZGO ESTÉRIL,

CON LA MIRADA DE SANGRE SECA

CANSADA DEL BAILE CROMÁTICO DE LAS COLMENAS

Y ME UNTO TODOS LOS HASTÍOS NOCTURNOS

EN ESTE CUERPO INMOLADO POR LA VACUIDAD.

YAZGO SECO,

CON EL VIEJO RITMO DE LOS GOLPES EN LA TIERRA,

LODO FIEL EN EL QUE UNJO MIS MIRADAS

Y TALLOS DISECADOS DE IRREDENTO VERDOR,

CON ESTA SOMBRA QUE ME QUEMA EL ALMA

QUE ME AMA

Biblia del Diablo

[05-01-2002] Por Eva Manethová

En esta edición les hablaremos de la llamada Biblia del Diablo, por su tamaño el mayor manuscrito medieval del mundo. Esta enigmática obra que causa asombro, admiración y extrañeza, fue pillada por tropas protestantes suecas del Castillo de Praga durante la Guerra de los Treinta Años, en el siglo 17. En esta prolongada contienda se enfrentaron el bando católico y el protestante.
La Guerra de los Treinta Años empezó en 1618 en Praga como un enfrentamiento entre los estamentos protestantes checos y la Casa de los Habsburgo, fiel al catolicismo ortodoxo. Los Habsburgo reinaban en Bohemia desde 1526 después de haber quedado vacante el trono checo.
La defenestración de altos cargos católicos por nobles protestantes, en el Castillo de Praga, acaecida en verano de 1618, fue el detonador de una conflagración internacional en la que se enfrentaron durante 30 años en el continente europeo la Unión Protestante y la Liga Católica.

Aunque pudiera parecer que en esa contienda religiosa nada beneficiaría más a las tierras checas que el avance victorioso de las tropas protestantes, la última fase de la guerra demostró que sus soldados pillaban al igual que las huestes del bando católico.
En julio de 1648 cuando ya se acercaba el fin de la Guerra de los Treinta Años, las tropas suecas del bando protestante tomaron a traición la ciudad y el Castillo de Praga. En vez de entregarse al habitual pillaje, los suecos se interesaban por un botín muy específico:
Cumpliendo las tajantes órdenes de la reina sueca Cristina, en el Castillo de Praga saquearon las colecciones de obras de arte y de objetos raros, reunidas por el emperador Rodolfo II. Como botín de guerra fueron trasladados a la capital sueca Estocolmo cuadros y esculturas de inestimable valor...y también un gigantesco libro manuscrito. Según fuentes de la época," a dos hombres les costó cargar con el libro, tan pesado era."
El voluminoso códice fue inscrito en el catálogo de las colecciones de la soberana sueca como una misteriosa rareza, como obra diabólica de un monje, enterrado vivo en una pared. La reina Cristina valoraba extraordinariamente el enigmático manuscrito que desde 1650 encabezaba el catálogo de sus colecciones.
El gigantesco libro, denominado Códice Gigas y conocido también como "la Biblia del Diablo", es por sus dimensiones de 90 por 50 centímetros el mayor manuscrito medieval...y también uno de los más misteriosos.
Las primeras referencias a la Biblia del Diablo se remontan a 1295, pero se supone que el manuscrito es todavía medio siglo más antiguo. Más de 160 burros tuvieron que ser sacrificados para que se obtuvieran las pieles necesarias para la confección de suficiente cantidad de pergamino. El manuscrito contiene en sus 300 páginas las versiones latinas de la Biblia y de la Crónica Checa del canónigo praguese Kosmas del siglo 12.
La presencia de estas dos obras en el códice no sorprende. Lo que sí causa asombro es el hecho de que el manuscrito contiene también dos trabajos del historiador judío José Flavio que viviera en Roma en el primer siglo de nuestra era, los famosos "Orígenes" del arzobispo San Isidoro de Sevilla del siglo VII y tratados sobre el cuerpo humano del médigo griego Galeno.
Es también fascinante la primorosa decoración del manuscrito. Todo indica que el genial escribano que había creado esta prodigiosa obra, dedicara a su creación toda la vida. La leyenda dice, no obstante, que el extraño manuscrito es obra de un monje escribano que vendiera su alma al diablo.
Antes del invento de la imprenta, los monjes esribanos eran muy apreciados. Las manos embalsamadas de algunos escribanos muy diestros se guardaban en los relicarios de los conventos europeos mucho tiempo después de su muerte. Las extraordinarias habilidades de los monjes escribanos dieron origen a numerosas leyendas. Una se refiere a la creación de la Biblia del Diablo:
Hace mucho tiempo vivía en un pequeño convento de benedictinos, en el pueblo de Podlazice, en Bohemia Oriental, un monje que había cometido un grave delito.La comunidad religiosa dictó su implacable veredicto: como castigo, el monje sería enterrado vivo en el interior de un muro.
El desesperado monje ofreció que para la expiación de su culpa y una mayor gloria del convento benedictino escribiría en una noche el mayor libro jamás visto en el mundo. Nadie se lo creía, pero al final le trajeron una pluma, gran cantidad de pergamino y un tintero, y el monje se puso a copiar la Biblia.
Escribía lo más rápidamente que podía, consciente de que estaba en juego su vida, pero a media noche se dio cuenta de que no acabaría la obra a tiempo. Llamó entonces al diablo para que le echara una mano. Éste apareció en un instante y el monje le vendió el alma a cambio de su ayuda.
El libro fue terminado al amanecer. Era un espléndido manuscrito que ocultaba en sus páginas la imagen del propio diablo, reza la leyenda sobre el surgimiento de la Biblia del Diablo.
Durante la turbulenta época de las guerras husitas que convulsionaron el territorio checo en el siglo 15, la Biblia del Diablo fue guardada en el convento de Broumov, en Bohemia Nooriental, donde podían contemplarla sólo personas selectas.
En el siglo 16 admiró el misterioso manuscrito en el convento de Broumov Fernando I de Habsburgo, elegido rey checo en 1526.Éste lo contaría posteriormente a su nieto, Rodolfo II.
El apasionado coleccionista Rodolfo II incorporó en 1594 la Biblia del Diablo a sus colecciones en el Castillo de Praga donde el misterioso manuscrito permanecería hasta 1648, año en que se lo llevaron a Estocolmo como botín de guerra las tropas suecas.
A principios de 1990 el presidente Václav Havel anunció su propósito de solicitar a Suecia la devolución de por lo menos una pequeña parte de las colecciones sustraídas por las tropas de ese país en Bohemia durante la Guerra de los Treinta Años...
La respuesta de los suecos fue tajante: calificaron de "dudosa" la exigencia de Havel ya que, según dijeron, de esta manera "podrían empezar a vaciarse todos los museos europeos". Al mismo tiempo dieron a entender que ni siquiera a una instancia directa de las autoridades checas devolverían la Biblia del Diablo. El enigmático manuscrito sigue en Estocolmo.

http://www.radio.cz/es/articulo/782

musa




Ramona,
convertida como Nati,
en sólida utopía

La hermosa Nati

BBC Mundo | Cultura y Sociedad | Argentina: cambio de sexo a menor: "Un juez de Argentina aprobó el martes la primera operación de cambio de sexo a un menor y la adecuación de su documento de identidad y de su partida de nacimiento. Se trata de un adolescente -Marcos, de 17 años- de la provincia de Córdoba que ha batallado por tres años para ser reconocido legalmente como mujer. Según Daniel Schweimler, uno de los corresponsales de la BBC en Buenos Aires, dijo que la decisión pone fin a un proceso legal de meses para el joven quien sufre de un desorden conocido como Síndrome de Harry Benjamin. 'En cierto modo estoy contenta porque se reconoce mi identidad femenina, aunque lamento que haya habido que hacer tantos trámites', declaró 'Natalia' (su nombre femenino) a los medios cordobeses. El juez Rodolfo Mario Álvarez, de la ciudad de Villa Dolores, provincia de Córdoba, aprobó la solicitud efectuada por los padres de 'Nati', después de dos negativas judiciales que les obligaron a hacer público el caso ante los medios de comunicación."

Goo Goo G'Joob

video


"La naturaleza está asimismo plagada de extraños comportamientos sexuales, entre los que se incluyen, por ejemplo, un caso bastante claro de trasvestismo (machos que adoptan el aspecto de hembras aprovechando que los otros machos están ocupados peleándose entre ellos). Se ha observado a muchos animales masturbándose, desde las iguanas marinas y los ciervos hasta los chimpancés y los orangutanes, y los comportamientos homosexuales son también comunes. Asimismo muchos animales, incluidos los leones y los chimpancés, mantienen muchas más relaciones sexuales de las que parecen necesarias para la reproducción. Se ha observado cómo un león mantenía 157 relaciones sexuales con dos hembras diferentes en el curso de 55 horas. También se ha observado cómo una hembra chimpancé mantenía relaciones sexuales con siete machos distitntos en ochenta y cuatro ocasiones a lo largo de ocho días"
Simon Blackburn, Lujuria, Paidós, Barcelona, 2005, p.94-95

(consultar también el simpático libro de la etóloga Olivia Judson: Consultorio sexual para todas las especies, Crítica, Barcelona, 2004)
Redacción EL UNIVERSAL.com.mx El Universal Ciudad de México Lunes 17 de septiembre de 2007 15:19

Un brote de sangre en su frente salvó al venezolano Carlos Camejo de ser “cortado” por el serrucho del médico forense, cuando éste se disponía a practicarle la autopsia.
El hombre de 33 años de edad ingresó a Hospital General Antonio María Benítez de La Victoria después de chocar su motocicleta contra un camión que se encontraba estacionado. Tras el percance, los paramédicos que acudieron al lugar lo declararon muerto.
Ahí empezó su historia de horror pues al llegar a la morgue, los médicos desatendieron el cuerpo y lo dejaron sobre un pasillo, en espera de pasar a la morgue.
Tamara Rolón, esposa de Camejo, declaró que el supuesto cadáver quedó “tirado” en un pasillo del hospital, "con la orden de autopsia metida en un bolsillo del pantalón", reseñó el diario venezolano El Universal.
Un rato después, cuando ya era preparado para ser “abierto”, uno de los doctores vio que su frente sangraba por lo que procedió a coserle. Sin embargo, como relata el hombre que estuvo a punto de morir en la camilla, despertó por el dolor de la aguja.
Carlos Camejo salió de este estado inconsciente y poco a poco se ha recuperado para emprender acciones legales contra el hospital no sólo por el descuido de su supuesta muerte sino además por el robo de 600 mil bolívares (unos 3 mil pesos) cuando se encontraba tendido.

http://www.eluniversal.com.mx/notas/449643.html

Bocadillo Cocodrilo

Ingredientes

  • 1 barra de pan de 1/4
  • 2 hojas de lechuga
  • 3 cucharadas de mahonesa
  • 6 lonchas de jamón de York
  • 6 lonchas de queso
  • 2 aceitunas rellenas
  • Almentras.

Cómo prepararlaModo de Preparación
Cortar, por un extremo de la barra de pan, un trozo de unos 10 cms. y reservarlo. Al resto de la barra hacerle un corte longitudinal y quitarle la miga
Con unas tijeras, cortar todos los ingredientes en trocitos pequeños (excepto las aceitunas y las almendras) y ponerlos en un bol. Echar en el bol las cucharadas de mahonesa y mezclarlo todo bien.
Con la mezcla anterior rellenar el pan con una cuchara. Esto será el cuerpo del cocodrilo.
Abrir la punta de pan reservada por la mitad. en la miga de la parte inferior clavar las almendras como si fuesen dientes. En la corteza de la parte superior, colocar las aceitunas a modo de ojos.

Colocar la "cabeza" junto al "cuerpo" en una fuente ovalada. Para crear más efecto, puede colocarse un palillo separando las dos mitades de la cabeza, como si el cocodrilo tuviese la boca abierta.

Dark secret love


O Rose, thou art sick! The invisible worm That flies in the night, In the howling storm, Has found thy bed Of crimson joy, And his dark secret love Does thy life destroy.
WB

The Clod and the Pebble

"Love seeketh not itself to please,
Nor for itself hath any care,
But for another gives its ease,
And builds a heaven in hell's despair."

So sung a little Clod of Clay,
Trodden with the cattle's feet,
But a Pebble of the brook
Warbled out these metres meet:

"Love seeketh only Self to please,
To bind another to its delight,
Joys in another's loss of ease,
And builds a hell in heaven's despite."


W. Blake





Sólo soy una ilusión.
Paul Klee

Nihil, nihil, nihil, nihil

Acercarse a la mística supone adentrarse en el túnel oscuro de las amargas delicias del espíritu, sendero de contrasentidos que confunden al diletante, que lo distancian de las aprehensiones corrientes de lo sacro y lo arrojan a implicaciones existenciales aterrantes. En la praxis literaria de los místicos, por ejemplo, “Dios” cede el paso a una nomenclatura pasmosa: “rayo de tiniebla”, “nube del no saber”, “Dios sin modo” (y su vivencia se reporta como un no sé qué que deja balbuciendo). Cualquiera sea la novísima expresión brindada surge la sensación de haber sido burlados, tomamos como nueva “referenciaaquello que está destinado a cerrarnos el paso por vía nominativa, y no nos damos cuenta de cuán peligroso resulta caminar al lado de estos terroristas que destruyen los significados vulgares con megatones de implosión, instigadores de las fuerzas centrípetas en lenguas castradas.

En un dibujo que San Juan de la Cruz hizo del Monte Carmelo se presentan tres caminos: el de los vicios, sendero maltrecho que no pretende dirigirse a la cumbre; el de las virtudes, camino rectísimo que desconoce la orograa de la montaña y que termina en un destino ajeno a la cima; y el tercero, aquel que tiene las señales “nihil, nihil, nihil, nihil”, éste es el camino por el que se llega a la máxima altura. Y si esto fuera poco escandaloso, el dibujo remata con la leyenda “para el justo no hay ley, él para sí mismo es ley". Queda claro cuán peligroso puede resultar la difusión indiscriminada de estas ideas. El místico puede ser visto como un factor anómico en el que los códigos sociales, siempre relativos, están desafiados por una impresionante vocación introspectiva. El hombre sometido a la fuerza de lo sagrado ya no pertenece al mundo, se convierte en un sujeto tabuado, pues quien transgrede el tabú, acercándose al terror, deviene él mismo tabú, un objeto de fuerza tremenda cuya influencia contaminante sobre la comunidad debe ser extirpada pues representa la conciencia de la profunda precariedad de las creencias y esquemas morales con que los humanos pretenden conducir sus vidas.

En cierta forma la caracterología del místico se emparienta con la del suicida, con la de quien estando entre nosotros está muy lejos, con quien tiene la conciencia de que la verdadera vida está ausente y con quien muere porque no muere. Pero a diferencia de aquellos que viven sólo la patología sin referencia sacra alguna, como los miles que nos rodean, los místicos tienen la capacidad, “camusiana” podríamos decir, de permanecer fieles a la piedra de Sísifo, cuya anábasis es vivida como una empresa de donación de un sentido que, a fin de cuentas, servirá para un carajo, no importa, las cosas no funcionan más en la mística, ¿y para qué pedir que funcionen? Es decir ¿para qué juzgar con principios mundanos lo que no quiere serlo?

Los místicos, especialmente aquellos que son buenos poetas, juegan como trapecistas con las lianas de los términos, esto sucede con el sentido del “sentido”. Si seguimos la ecuación que iguala “sentido” con mundo sensorial, la mística noche del sentido sigue el vector del desprendimiento, abandonando al mundo como circuito del sentido (y sentidos). Pero lejos de ser trágica esta situación se le abraza como “noche amable” que consume y no da pena, como amoroso secuestro express en el que se consiente la violación de todas nuestras categorías y principios existenciales.

Después del éxtasis sólo puede esperarse el hipogeo de lo concreto. El minimalismo es la nueva consiga, no buscar lo más sino lo menos, no lo alto sino lo bajo, no lo noble sino lo vil, el ideal de vida será ser nada en nada, un afán desbocado de anonimato y anihilamiento, evasión de protagonismos de cualquier tipo, ser la muda roca en medio del desierto en cuyo interior fluye aún magma ardiente, el seco dolor que se admira en secreto:

“El desierto se presenta ante mí

Como la única parte de la realidad

Que es indispensable.

O mejor aún, como la realidad

Despojada de todo, salvo de su esencia

Mi rostro, pues, es dulce y resignado

Mientras camino lentamente,

Jadeante y bañado de sudor,

Cuando corro

Lleno de un sacro terror,

Cuando miro a mi alrededor esta unidad sin fin”[1]

La moral y las buenas costumbres sucumben en el abismo de la gran duda, Dios se venga de sí y golpea los espejos bajo el azul del cielo, saca del mundo de los hombres el puño ensangrentado, desgarrando su imagen ante las miradas atónitas. Dios amodal que aturde y conmociona, y seguimos llamándole “Dios” por pura pereza. Imposible para las buenas conciencias el contacto polutivo con esta fuerza ambivalente, por eso la revisten pronto de “santidad”, de cualidades morales, lejos del vaho nauseabundo de la vida amorfa.

El misterio reconcilia lo que para el mundo está divorciado, la mística es la resistencia a ser devorados por entero en el mundo de la diferencia y la distinción, es la suave llaga, la circunferencia que está en todas partes y su centro en ninguna, ebria confusión que une los contornos en la noche. Y así, la inocente imagen que proyectan los místicos (levitando con los ojos en blanco) es análoga a la frágil ternura de un oso predador. El sentimiento místico salta de cima a sima, une el éxtasis con el fracaso, la esperanza con el agnosticismo, el enamoramiento con el abandono:

I

Un soñar con el pálido ramaje

Y las llanuras donde cuaja el trigo,

Un aspirar a soledad contigo

Por los húmidos valles y el boscaje;

Un buscar la región honda y salvaje,

Un desear poseerte sin testigo,

Un abrazado afán de estar conmigo

Viendo tu faz en interior paisaje:

Tal fue mi juventud más verdadera;

En el clima ideal de tu dulzura

Maduró mi divina primavera;

Y tuve mi esperanza tan segura,

Como en la hermosura pasajera

Se me entregaba, intacta, Tu hermosura.

II

¿Cómo perdí, en estériles acasos,

Aquella imagen cálida y madura

Que me dio de sí misma la natura

Implicada en Tu voz y Tus abrazos?

Ni siquiera el susurro de Tus pasos,

Ya nada dentro el corazón perdura;

Te has tornado un “Tal vez” en mi negrura

Y vaciado del ser entre mis brazos.

Universo sin puntos cardinales.

Negro viento del Génesis suplanta

Aquel rubio ondear de los trigales.

Y un vértigo de sombra se levanta

allí donde Tus ángeles raudales

Tal vez posaron la serena planta.[2]

Hablo aquí de “sentimiento místico” más que de “experiencia mística”; para muchos profanos no ha sido necesario, y para los místicos no ha sido suficiente, el tener experiencias saturadas de parafernalia sobrenatural (levitación, estigmatización, visiones, audiciones y locuciones paranormales). En realidad es muy riesgoso hablar de una “mística genuina” y de otra “pseudo mística”. ¿Qué implica tal distinción sino poner en circulación de nuevo el afán de sentido mundano en un terreno que lo evade? Entiendo que a las instituciones es útil y necesario marcar su parcela de buenos frutos en este territorio salvaje, a ellas les parece necesario afirmar que la mística sólo es genuina si no se opone a la moral, que la experiencia es realmente de Dios si conduce a un sentimiento de unión con el cosmos, o que sólo la “trascendencia” valida la fruición espiritual. Pero ¿qué hacemos con la selva incircunscrita? ¡¿La soledad, el silencio y el sufrimiento serán expatriados del sentimiento místico?!

En su Noche oscura San Juan de la Cruz se admira cómo puede ser posible que el alma en ascenso místico pueda soportar tanto sufrimiento y no opte por morir de una vez por todas[3], pues “el alma se siente estar deshaciendo y derritiendo… con muerte cruel; así como si, tragada de una bestia, en su vientre tenebroso se sintiese estar digiriéndose”. Y esta creciente mortificación parece “liberarse” en el momento del abrazo divino, en el beso de unión, pero curiosamente es también el momento de aniquilación completa. Sufrimiento y gozo en una extraña mezcla que se resuelve en melancolía, en el mejor de los casos, o en ataraxia acédica en los graves:

“En esta hora me siento vacío, despojado, como un enfermo convaleciente que no se acuerda ya de nada… me siento mudar, o mejor dicho, entrar en una forma más elemental; asisto a mi desvestimiento… No siento ni deseo, ni temor, ni movimiento, ni particular ímpetu; me siento anónimo, impersonal, con la mirada fija como un muerto, el espíritu impreciso y universal, como la nada o el absoluto; estoy en suspenso, estoy como sin estar. En estos momentos me parece que la conciencia se retira a su eternidad…”[4]

Muchas formas revisten las cosas divinas, y los dioses siempre encuentran un camino para lo inesperado, como afirmaba Eurípides. En la mística no hay lugar para la certeza, por esta razón el místico está en las antípodas del fundamentalismo, difícil la empresa de buscar místicos pendencieros, fácil la de encontrar dogmáticos resistentes a la deconstrucción.

Con todo, seamos cruelmente realistas por un momento, la mística está condenada al fracaso, navega contra corriente, es un escándalo, su fuerza es su debilidad. Nadie, en su sano juicio, la abrazaa; sin embargo su existencia es testimonio suficiente de la incompletud de las estrategias civilizatorias y esto puede ser tomado como un nuevo punto de partida existencial hacia un contacto menos dogmático con nuestra realidad.

Texto aparecido en la revista Literal del mes de septiembre de 2007



[1] Versos del Teorema de Pier Paolo Pasolini, Ed. Sudamericana, 1972, p.215

[2] “Nox”, último poema escrito por Concepción Urquiza (México, 1910 – 1945), cf. Obras, ed. Gabriel Méndez Plancarte, Jus, México, 1977, p. 187-188

[3] San Juan de la Cruz, Noche oscura, Libro II, cap. 5, sección 6 (varias ediciones)

[4] J. F. Amiel, Journal intime, citado por Jean Baruzi, San Juan de la Cruz y el problema de la experiencia mística, Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo, Valladolid, 1991, p. 376

Job

y vino y puso cerco a mi morada y abrió por medio della gran carrera.
Fray Luis de León. tr. del libro de Job.

Él fue quien vino en soledada callada,
ymoviendo sus huestes al acecho,
puso laso a mis pies, fuego a mi techo
y cerco a mi ciudad amurallada.

Como lluvia en el monte desatada
sus saetas bajaron a mi pecho;
Él mato los amores en mi lecho
y cubrió de tinieblas mi morada.

Trocó la blanda risa en triste duelo,
convirtió los deleites en despojos,
ensordeció mi voz, ligó mi vuelo,

hirió la tierra, la ciñó de abrojos,
y no dejó encendida bajo el cielo
más que la oscura lumbre de sus ojos.

Concha Urquiza


The hand that feeds

ONIX








Torvo fraile del templo solitario
que al fulgor del nocturno lampadario
o a la pálida luz de las auroras
desgranas de tus culpas el rosario...
-¡Yo quisiera llorar como tú lloras!-



Porque la fe en mi pecho solitario
se extinguió como el turbio lampadario
entre la roja luz de las auroras,
y mi vida es un fúnebre rosario
más triste que las lágrimas que lloras.



Casto amador de pálida hermosura
o enamorado de sensual impura
que vas - novio feliz o amante ciego-
llena el alma de amor o de amargura..
-¡Yo quisiera abrazarme con tu fuego! -

Porque no me seduce la hermosura
ni el casto amor, ni la pasión impura;
porque en mi corazón dormido y ciego
ha caído un gran soplo de amargura,
que también pudo ser lluvia de fuego.



¡Oh Guerrero de lírica memoria!
que, al asir el laurel de la victoria,
caíste herido con el pecho abierto
para vivir la vida de la Gloria
-¡Yo quisiera morir como tú has muerto!-



Porque al templo sin luz de mi memoria,
sus escudos triunfales la victoria
no ha llegado a colgar, porque no ha abierto
el relámpago de oro de la Gloria
mi corazón obscurecido y muerto.



¡Fraile, amante, guerrero, yo quisiera
saber que obscuro advenimiento espera
el anhelo infinito de mi alma,
si de mi vida en la tediosa calma
no hay un Dios, ni un amor, ni una bandera!




José Juan Tablada

Cainitas

Animalismo, como todas las Disciplinas Cainitas, contiene un reflejo de la maldición de Dios sobre Caín. Los vampiros que usan Animalismo extensamente se apartan de la humanidad y la sociedad Cainita: un hecho que puede ayudar a explicar porqué los Nosferatu y Gangrel son tan proscritos. Las actividades y reacciones de los animales son simples y predecibles, y es fácil someterlos con Animalismo. Esto es mucho menos cierto con los humanos y vampiros, y los usuarios de Animalismo se arriesgan a perder sus habilidades sociales.

La ira femenina

Me refiero


Me refiero a la humedad,

soy pura ansiedad, sudor frío, pálida sombra.

De sólido poseo sólo el lívido cuerpo,

pero el espíritu, mi espíritu, una noche,

grito al viento.

Anhelo, deseo. ¡Deseo!

¡Cuántas moléculas muertas!

Tensión infinita vestida de mil colores,

de luz y noche, arterias llenas.

Me rasgo, no el cuerpo, mi espíritu,

mi pobre espíritu.

Secreto lágrimas en evacuaciones incontroladas,

me amo hasta odiarme, me refiero,

me pronuncio, y nada,

nada aparece en el mundo,

me descubro en las sombras.

Me intuyo.

Soy puro deseo, sudor pálido,

transgresión de la esperanza (que añoro),

cuerpo fugaz de golpes internos,

espíritu cuerpo.

Me parece escuchar la voz de Dios

ahí, adentro.

Un Dios sepultado

que habla el lenguaje de los besos,

de los ojos cerrados, del mareo intenso.

Y no ceso de secretar penas

¡Cómo dura esta existencia!

Quiero un descanso, un sueño.

DESEO bajar todas las piedras,

ser Sísifo urbano dándose un sentido,

un misterio.

Yo no tengo dado un mar;

no tengo dado un cielo.

Yo los creo adentro,

con sudor intenso.

Yo secreto.

A eso me refiero.


en su vegetal permanencia,
latencia de tu mirada,
para deshojarse una a una
y levantar el vuelo
"Hay pájaros que sueñan que son pájaros y se despiertan ángeles".
Gilberto Owen



Huevo cósmico

El mito del enorme huevo cósmico

Hemos hallado distintas versiones del mismo mito, pero todas ellas coinciden básicamente en la presentación de una misma idea: encontramos un mito, que como muchos otros, nos lleva a la forma de caos preexistente, a un Universo original sin definir (el huevo cósmico), donde reside un ser superior (P'an-Ku), de cuya acción y sacrificio procede nuestro Universo (ordenó el mundo y al romperse el huevo, P'an-Ku murió). La primera mención de esta legenda, la encontramos en el libro de Xu Zheng en el Periodo de los Tres Reinos (220-265 d. C.). Se trata de una imagen de este dios de la mitología china. [Fuente:Mythology].

En la cultura china este mito está muy arraigado, incluso hay una frase hecha a partir del mismo: «Desde que P'an-Ku creó el cielo y la tierra», para significar desde hace mucho tiempo.

En una de las variantes del mito encontradas, se nos relata que al principio, los cielos y la tierra eran solamente uno y todo era caos. El Universo era como un enorme huevo negro, que llevaba ren su interior a P'an-Ku. Tras 18.000 años P'an-Ku se despertó de un largo sueño. Se sintió sofocado, por lo cual empuñó un hacha enorme y la empleó para abrir el huevo. La luz, la parte clara, ascendió y formó los cielos, la materia fría y turbia permaneció debajo para formar la tierra. P'an-Ku se quedó en el medio, con su cabeza tocando el cielo y sus pies sobre la tierra. La tierra y el cielo empezaron a crecer a razón de diez pies al día, y P'an-Ku creció con ellos. Después de otros 18.000 años el cielo era más grande y la tierra más gruesa; P'an-Ku permaneció entre ellos como un pilar gigantesco, impidiendo que volviesen a estar unidos. El relato sigue contando cómo Pan-Ku falleció y distintas partes de su organismo, se transformaron en elementos de nuestro mundo. Su aliento se transformó en el viento y las nubes, su voz se convirtió en el trueno. De su cuerpo, un ojo se transformó en el sol y el otro en la luna. Su cuerpo y sus miembros, se convirtieron en cinco grandes montañas y de su sangre se formó el agua. Sus venas se convirtieron en caminos de larga extensión y sus músculos en fértiles campos. Las interminables estrellas del cielo aparecieron de su pelo y su barba, y las flores y árboles se formaron a partir de su piel y del fino vello de su cuerpo. Su médula se transformó en jade y en perlas. Su sudor fluyó como la generosa lluvia y el dulce rocío que alimenta a todas las cosas vivas de la tierra.

En otras versiones del mito de P'an-Ku, sus lágrimas fluyeron para convertirse en ríos y el resplandor de sus ojos se transformó en el trueno y el relámpago. Según esta interpretación, cuando P'an-Ku estaba contento brillaba el sol, pero cuando estaba enfadado negras nubes cubrían el cielo.

También la aparición del ser humano, se explica en este mito de P'an-Ku, ya que según algunos relatos, las pulgas y los piojos que P'an-Ku tenía en su cuerpo, se convirtieron en los antecesores de la humanidad.

En otras interpretaciones P'an-Ku es descrito como el gigante chino que nació como un enanito dentro del primitivo huevo cósmico. La parte superior del huevo formó los cielos (Yang) y la parte inferior formó la Tierra. P'an Ku creció diez pies por día y empujó la cáscara del huevo un poco más y un poco más. Entonces, transcurridos 13.000 años (en vez de los 18.000 de las versiones anteriores) P'an-Ku estalló. Sus ojos se convirtieron en el sol y la luna (en esta parte sí coincide con otros relatos); su cabeza se transformó en las cuatro montañas sagradas (en otras versiones son cinco); su sangre dio lugar a los mares y los ríos; de su pelo se formaron los campos y los árboles; su aliento se transformó en el viento, su sudor en la lluvia y su voz en el trueno. Las pulgas que vivían en su cuerpo eran los antecesores de los seres humanos. Se trata de una representación del dios P'an-Ku. [Fuente:Central Oregon Community College].

Encontramos una variante de este mito que nos relata que P'an-Ku se formó a partir de los cinco elementos, y que él creó la tierra y el cielo con el cincel y el martillo. La tradición taoísta suele representar a P'an-Ku como un ser primitivo velludo que lleva un gran martillo con el cual rompe la roca primigenia.

Algunos estudiosos consideran que su origen está en el sur de China o en el sureste asiático y hay zonas del sur de China donde el culto a P'an-Ku todavía pervive, levantándose multitud de templos y pabellones en su honor. Entre esos pueblos, donde la leyenda de P'an-Ku está muy extendida, P'an-Ku es representado como un ser con cuerpo de hombre y cabeza de perro y se le conoce con el nombre de rey Pan. En una de esas leyendas, se cuenta que P'an-Ku se casó con una princesa como recompensa por traer la cabeza de l rey Fang al rey Gao Xin, quien había prometido la mano de su hija a quien le trajese la cabeza de su enemigo, y fue P'an-Ku quien realizó tal empresa. Pero la princesa no quería ser vista con aquel ser, con cuerpo de hombre y cabeza de perro, y se mudaron a las lejanas montañas del sur de China. Allí pudieron vivir felices y tuvieron tres niños y una niña.

Como se señala anteriormente, los relatos coinciden en múltiples detalles, pero también contienen datos diferentes, sin embrago en todos ellos apreciamos que es P'an-Ku el creador del Universo y que nuestro mundo existe gracias a su sacrificio. El huevo cósmico donde se formó P'an-Ku es un claro ejemplo de la idea de caos primitivo (el «enorme huevo negro», mencionado en la primera versión expuesta de este mito). En el mito de creación de P'an-Ku también encontramos la idea de la formación de la tierra y el cielo a partir de la separación de la materia original y primitiva. Por otro lado, esta leyenda china recuerda al mito nórdico del gigante Ymir, ya que en ambos casos, la tierra, el cielo y otros elementos de la naturaleza (la lluvia, los árboles...) Surgen como restos corporales de esos seres primitivos.