Había en el fondo del mar


Había en el fondo del mar una perla y una vieja trompeta.
Las sutiles capas del agua sonreían con delicadeza al pasar
junto a ellas, las llamaban las dos amigas.
Había un niñito ahogado junto a un árbol de coral.
Los brazos descoloridos y las ramas luminosas se enlazaban
estrechamente; los llamaban los dos amantes.
Había un fragmento de rueda venida desde muy lejos
y un pájaro disecado, que asombraba como elegante
extranjero a los atónitos peces; les llamaban los nómadas.
Había una cola de sirena con reflejos venenosos y un
muslo de adolescente, distantes la una del otro; les llamaban los enemigos.
Había una estrella, una liga de hombre, un libro deteriorado y un violín
diminuto; había otras sorprendentes maravillas, y cuando el agua pasaba
rozándolas suavemente, parecía como si quisiera invitarlas a que la
siguieran en cortejo centelleante.
Pero ninguna era comparable a una mano de yeso cortada.
Era tan bella que decidí robarla. Desde entonces llena mis
noches y mis días; me acaricia y me ama.
La llamo la verdad de amor.

Luis Cernuda

5 comentarios:

  1. Recuerdo , entre sueños, que mi padre buscaba a la orilla del mar, entre miles de objetos, algo con que proteger a los hombres de fe.
    Padre, Cernuda venia detras o ya había pasado por ahí y te ha ganado esa mano.Seguiré buscando...

    ResponderEliminar
  2. just ici tout va bien

    ResponderEliminar
  3. Et ici, c´est la merde, on va pas bien... je crois je vais me suicider. Au revoir, mes amours...

    ResponderEliminar
  4. felicidades profesor, jamás pensé que fuera tan bueno su blogspot. Intentaré comentar con frecuencia. Saludos desde Filos, la casa de los futuros (sabios) engreídos.

    ResponderEliminar

derivaciones